Hotel Puerta de Toledo

De San Cayetano a la Paloma

Por | 3 agosto, 2018 | 0 comentarios

Agosto y septiembre son unos meses de fiestas por excelencia, sobre todo en muchos pueblos. Quizá tiene que ver con que durante el verano, los pueblos se llenan y se vuelve a las raíces, a visitar las piscinas y a reencontrarse con los viejos amigos. Tiene sentido entonces que las fiestas se celebren cuando más gente hay, cada una con sus tradiciones, que mucho tiene que ver con la Virgen de agosto.

Madrid no es menos, aunque de pueblo tenga poco, pero el sentimiento de pertenencia de barrios hace que sea casi lo mismo.la-verbena-de-la-paloma

Madrid, la ciudad de las patrias chicas, como publicaba Elvira Lindo en un artículo de EL PAÍS de hace unos años, ha dejado de ser la ciudad anónima que pintaba Sabina en sus inicios, para convertirse en la que, a pesar de sus ritmos frenéticos, caben todos los que aquí quieran venir, en un clima de armonía, respeto, convivencia y aprendizaje mutuo.

Este es el claro ejemplo del barrio de Lavapiés, el lugar más estratégico para vivir las fiestas populares que se celebran en Madrid en agosto y que comienzan el día 2 con San Cayetano en el barrio de Embajadores / El Rastro, continúan el día 9 en San Lorenzo, en el barrio de Lavapiés y finalizan del 12 al 15 de agosto en La Latina.

Si uno se lo monta bien, puede pasarse bailando el chotis y tomando limonada durante 15 días sin parar, para descansar y guardarse fuerzas para el final del verano y el principio de las fiestas siguientes. Es entonces cuando toca el turno a la Melonera que suele celebrarse la primera o segunda semana de septiembre, para que la vuelta al cole sea mucho más liviana, yendo a conciertos por Madrid Río y haciendo actividades al aire libre hasta que no se sienta cómo empiezan a caer las primeras hojas del otoño.

(Foto: Guía del Ocio)

Categorías: Madrid Cultura