Hotel Puerta de Toledo

Lavapiés se moderniza sin perder su espíritu

Por | 5 mayo, 2016 | 0 comentarios

Los vecinos del barrio temen el avance de la ‘gentrificación’, ese proceso por el que un barrio deprimido, como lo fue Chueca en su día, se convierte en pocos años en un lugar lleno de tiendas y bares chics y a la última. ¿Pasará eso con el carismático Lavapiés del multietnicismo, las plazas de niños jugando a la pelota, los restaurantes indios y los bares canallas? Sería una pena, pero de momento parece posible una feliz convivencia entre el Lavapiés más mestizo y otro más moderno.

La calle Argumosa es la que se mantiene más fiel al espíritu original del barrio, aunque bares como La Playa de Lavapiés o la cervecería El Pedal le han aportado un punto más sofisticado, con buenos mojitos el primero y gran variedad de cervezas artificiales el segundo. Es el paraíso para los amantes de las terrazas, tanto que a veces resulta complicado incluso transitar. Casa de Asturias, La Buga del Lobo, El Automático, Achuri… opciones no te faltan.

El barrio cuenta cada vez más con un híbrido interesante entre la cafetería y la librerías, como son La Fugitiva (ya en la calle Santa Isabel, 7), La Infinito o La Libre de Lavapiés, donde puedes disfrutar de tartas caseras en compañía de libros (para comprar a bajo precio o intercambiar). Pegado a este local, sube la calle Doctor Fourquet, una arteria plagada de pequeñas galerías de arte que, bajo la sombra del próximo museo Reina Sofía, trazan un particular circuito del arte, abierto al público interesado. Maisterra&Valbuena, la casa sin fin, y unas cuantas más.

No dejes de patearte el tridente de calles que forman Ave María, Olivar y Lavapiés. En Lavapiés 8 encontrarás El dinosaurio todavía estaba allí, en una nueva ubicación, más amplio y agradable que el anterior, con una interesante carta para picar algo y un montón de actividades en torno a la literatura.  Y un último apunte, los bocadillos griegos de Egeo Suvlakería, en San Carlos 17, esquina Ave María.

Y, por supuesto, dedícate a descubrir el barrio por tu cuenta y riesgo. Hay sorpresas inesperadas, como la ‘iglesia’ paticana que cada domingo abre sus puertas con Leo Bassi como particular maestro de ceremonias.

Categorías: Madrid Turismo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*