Hotel Puerta de Toledo

Los vermús más frescos de Madrid

Por | 2 junio, 2015 | 0 comentarios

Vermut madridNo es la archiconsumida caña, ni el vino demasiado pesado: el vermú tiene ese sabor refrescante que recuerda a la Coca-Cola con el punto picante del alcohol. Son múltiples los locales que lo sirven bien fresquito, pero se puede empezar tranquilamente probando el que sirven en un espacio peculiar. La librería Tipos Infames (calle San Joaquín, 3, Malasaña), dedicada a libros pero también a vinos, cervezas de calidad y otras bebidas como la que ahora nos ocupa. Venden uno de los que está más de moda, Casa Mariol, fabricado de modo casero en Barcelona, y que cada vez cuenta con más puntos de venta en todo el país. Ideal también, por el diseño de la botella, para regalar.

En un registro mucho más castizo, fronterizo con lo cutre, tenemos el histórico Bodegas Casas, uno de esos bares de barra metálica y banderines de equipos de fútbol que el fin de semana se pone de bote en bote. Situado en el barrio de Pacífico, muy cerca del Retiro (calle Ciudad de Barcelona, 23), aquí encontrarás vermú de grifo a un euro y medio el vaso, del que presumen, en una inscripción, de que es “el mejor de todo Madrid”. Mejor y comprobarlo.

Es famosa también la taberna Ángel Sierra, en plena plaza de Chueca, saliendo del metro al fondo, un espacio amplio y mezcla entre pub irlandés y bar español, donde sirven un buen vermú de grifo. Más auténtico quizá te parecerá Casa Camacho (calle San Andrés 4, junto a Dos de Mayo), donde además de esta bebida con carácter puedes probar sus particular ‘yayos’, un cóctel elaborado a base de ginebra, gaseosa y vermú. No apto para hígados delicados.

Y una taberna que conserva todo el espíritu de esa taberna española pero bien cuidada y sin grasa es Stop Madrid, extraño nombre para un local con solera, en la calle Horteleza 11 (que ha abierto otra sucursal en Atocha 73, pero menos auténtica). Vermú fresco y rico de la marca Miró, de Reus, y raciones de chacinas, embutidos, quesos y tostas variadas. Un poco caros los vinos, pero sin duda un espacio entrañable. A disfrutar.

Y, por supuesto, siempre te quedarán los múltiples bares de La Latina, a un paso de nuestro hotel en el centro de Madrid.

Categorías: tourism

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*